¿Por qué nuestra imagen es tan importante?

 

¿Por qué nuestra imagen es tan importante? No es ningún secreto que la mayoría de nosotros juzgamos a los demás por su apariencia, su comportamiento, su manera de vestir, de hablar y hasta de caminar, especialmente cuando no conocemos a esa persona o la vemos por primera vez. Por esto, nuestra imagen es muy importante, principalmente cuando solo tenemos una oportunidad para impresionar a cierta persona, la cual bien podría ser tu próximo jefe, un nuevo amigo o, en muchas ocasiones, hasta tu pareja.En este artículo voy a compartir contigo porque creo que nuestra imagen juega un papel muy importante en nuestra vida cotidiana.

¿Por qué nuestra imagen es tan importante? Click To Tweet

 

¿Alguna vez te has preguntado porque los bancos se ven tan seguros? ¿Por qué dan la impresión de que no pueden ser robados? La respuesta es muy sencilla, porque quieren que les dejes tu dinero y te están mandando un mensaje de seguridad, de confianza. Su estructura te dice que puedes confiar en ellos, es por eso que la mayoría tienen grandes columnas, techos muy altos, mucho espacio, cámaras por todos lados y una caja fuerte que pareciera que solo puedes abrir con una bomba. Su imagen es seguridad en toda la extensión de la palabra. Después de todo, ¿quién querría dejar su dinero en un lugar inseguro?

 

Por otro lado, también existen corporaciones o individuos que representan a las mismas y que han optado por una imagen un poco más “común” diría yo, más normal. Un claro ejemplo de eso fue Steve Jobs, presidente y accionista de Apple, quien con su camisa negra cuello de tortuga y pantalones azules de mezclilla, trataba de mandar un mensaje de humildad, de sencillez. Y lo mismo pasa con Mark Zuckerberg, cofundador de Facebook, estos dos personajes son un claro ejemplo del verdadero concepto de la imagen, pues no siempre es importante una imagen fuerte e imponente.

 

Pero la imagen no solo es importante en grandes corporaciones, sino que también lo es en la mayoría de las cosas. ¿Te imaginas que llegues a la corte y te encuentres con el abogado que te va a defender y venga vestido con la ropa con la que va al gimnasio? No importa lo bueno que sea haciendo su trabajo, no te vas a sentir seguro. Es más, lo lógico sería que decidieras entrar a ver al juez tú solo. O ¿qué pasaría si contratas a un jardinero y cuando llegue a hacer el jardín llegue vistiendo un esmoquin? Nadie te culparía si antes de que bajara sus herramientas le das las gracias y le dices que pase buenas tardes. Naturalmente que estos son ejemplos muy obvios, pero si te has preguntado porque no tienes suerte en las entrevistas de trabajo, en las fiestas, relacionándote con los demás o con tus compañeros de trabajo, tal vez deberías de echarle un vistazo a tu imagen y al mensaje que estas mandando, puede que ahí esté el secreto del porqué estás desempleado o por qué vas a pasar este 14 de febrero sin pareja.

 

Tu imagen, hasta cierto punto, es tu carta de presentación, al menos mientras no te conozcan, por eso deberías mandar el mensaje correcto, refiriéndome al mensaje que quieres mandar, sea bueno o malo, eso ya depende de ti.

 

Creo que la mayoría de nosotros hemos escuchado la expresión «no deberías juzgar un libro por su portada», y aunque estoy cien por ciento de acuerdo con eso, la verdad es que no todos tenemos la capacidad para hacerlo y nos dejamos llevar por la primera impresión, por lo que podemos ver en ese momento. Lo que, en muchas ocasiones, eso nos obliga a tomar decisiones en una fracción de segundo; y una vez que tenemos una buena o mala impresión de alguien es muy difícil que cambiemos de opinión, aunque siempre hay excepciones.

 

Tu imagen es tan importante y poderosa que puede triunfar sobre el conocimiento propio. Un estudio descubrió que si reúnes a un grupo de personas y les dices la orientación sexual de un individuo, estos seguirán identificando al sujeto si es homosexual o no basándose en cómo se ve, independientemente de que esto contradiga la información que ya les habías dado. ¿Nunca te ha pasado que conoces a una persona y crees saber a qué escala social pertenece por cómo se viste? No te preocupes, creo que a todos nos ha pasado y hasta cierto punto es normal, después de todo, vivimos en un mundo en el que, aunque nos cueste reconocerlo,  juzgamos a las personas por su apariencia, su comportamiento, su manera de vestir, de hablar y hasta de caminar.

 

Y tú, ¿crees que tu imagen no es importante?, ¿crees que no somos señalados por nuestra apariencia?

 

Por lo pronto es todo de mi parte, recibe un fuerte abrazo y gracias por tu apoyo. Recuerda: «Tal vez una buena imagen no es importante, pero la imagen en sí, es importante».

Si quieres recibir mis artículos en tu correo, suscríbete al boletín.


 

¿Por qué nuestra imagen es tan importante?

Comparte esta entrada en: