Una nota acerca de El señor de los cuervos

Siempre he sido de esas personas que piensan que las cosas pasan por algo, que la vida nos enseña a ser cada día mejores, que los sueños son parte esencial en nuestro aprendizaje, y que las pesadillas son esos miedos que, por una u otra razón, no queremos enfrentar y que tratamos de evadir a toda costa, pero que, sin lugar a dudas, podemos vencer, podemos superar; solo es cuestión de que nos lo propongamos, y estoy seguro de que podremos salir adelante.

Una nota acerca de «El señor de los cuervos», disponible próximamente. Reserva tu ejemplar. Click To Tweet

Aún recuerdo el día en que comencé a escribir esta novela, El señor de los cuervos, y cómo decidí integrar a las personas que, de una u otra manera, han marcado mi vida en estos cuarenta años. Es por eso que cada personaje, por mínimo que parezca, representa a cada una de estas personas. Mis amigos, mis amores, mis retos, mis logros, mis fracasos, mis miedos, mis tristezas, mis alegrías, y cada una de mis experiencias las encontrarás aquí. Después de todo, este grupo de sentimientos, hábitos, acciones, y forma de vivir son los que nos marcarán por toda la eternidad.

El señor de los cuervosEl señor de los cuervos, sin lugar a dudas, marcó mi vida, pues de cierta manera y hasta cierto punto me obligó a conocerme mucho mejor, a aceptarme a mí mismo, a valorar mis defectos y mis virtudes, a mirar las cosas desde un ángulo deferente y con una perspectiva mucho más amplia, a entender que a la única persona que puedes cambiar en este mundo es a ti mismo y a nadie más. Pues tratar de cambiar a alguien es como aceptar que nunca has estado conforme ni satisfecho al lado de esa persona. El señor de los cuervos es un claro ejemplo de eso, de aceptarse tal y como eres, de que, no importa lo que haya pasado, siempre habrá una razón para seguir adelante, aunque esa razón al principio no sea lo única, ni la correcta.

Martin Briones…

Comparte esta entrada en: